El taller de expresión corporal conjunto entre miembros del SRC Burriac y la asociación de Fibromialgia y Fatiga crónica de Premià de Mar, una beneficiosa experiencia comunitaria

El taller de expresión corporal conjunto entre miembros del SRC Burriac y la asociación de Fibromialgia y Fatiga crónica de Premià de Mar, una beneficiosa experiencia comunitaria

Personas atendidas desde el SRC Burriac e integrantes de la Asociación de Fibromialgia y Fatiga crónica (AFFCEC) de Premià de Mar han realizado recientemente un taller conjunto de movimiento y expresión corporal. Han asistido una veintena de personas. Berta Clotet, Psicóloga general sanitaria y Terapeuta corporal integrativa, ha sido la dinamizadora.

 

Abrirnos a nuestra expresividad e inclusión comunitaria, los objetivos del taller

Tal y como explica Berta el objetivo del taller es doble. Por un lado, abrirnos a nuestra expresividad corporal, ganando más flexibilidad a fin de mejorar los recursos personales para auto regularnos emocional y conductualmente, centrándonos en el presente y mejorando, así, la relación con nosotros mismos y el entorno. El trabajo de expresión corporal lleva intrínsecos beneficios como la disminución de la angustia, tener más conciencia del contacto con el propio cuerpo y, también, tener más herramientas para conectar con los otros.

El taller también pretende incluir a personas que conviven con una problemática de salud mental a la comunidad, a través de una iniciativa de colaboración con otra entidad, luchando así contra el estigma en salud mental y dando visibilidad al colectivo.

 

Un total de seis sesiones que concluirán con una exposición fotográfica

Las cuatro primeras sesiones del taller se han realizado con personas vinculadas al SRC Burriac y, las últimas dos, conjuntamente con personas de la Asociación Fibromialgia y Fatiga crónica de Premià de Mar. Estas, en una sala del Centro Cívico de Premià de Mar, conseguida gracias a la gestión de AFFCEC y a la cesión del Ayuntamiento de Premià de Mar. Durante todo el proceso se han realizado fotografías, gracias a la colaboración de la fotógrafa Bel González, con las que se realizará una exposición.

La dinámica de las sesiones ha sido la siguiente: se han iniciado con una puesta en común en la que las personas asistentes han explicado el momento en qué están y sus necesidades, emociones y cogniciones a través del contacto con el cuerpo. Seguidamente, teniendo en cuenta lo que ha aparecido en esta primera rueda, se han realizado ejercicios, dinámicas y juegos de expresión corporal y contacto con uno mismo y con el otro que favorecerán el contacto con la dimensión mental, corporal, emocional y social. Por último, se ha hecho una puesta en común de cómo estamos y se ha buscado maneras de incorporar lo aprendido en la vida cuotidiana.

 

Una experiencia positiva para ambas partes y la voluntad de seguir creando sinergias

Tal y como explica Laura Gómez, jefa del SRC Burriac: ”Ha ido muy bien, los dos colectivos están muy contentos».  Y añade que las personas que acompañamos destacan que les ha gustado mucho el intercambio con este colectivo y empatizan mucho con su realidad y enfermedad.

Tanto el grupo del SRC como el de la asociación AFFCEC expresan su interés en seguir haciendo trabajos de este tipo.

Berta, dinamizadora del taller, explica que el trabajo conjunto ha ayudado a que se sintiesen muy acompañados y esto les hacía sentirse mejor consigo mismos. También que durante las sesiones ha aparecido un gran sentimiento de solidaridad, de generosidad unos con los otros y una mirada muy cómplice. Y da énfasis en que ha visto un reconocimiento con este estigma, con la sensación de que tienen que hacer cosas que a veces les dificulta el día a día.

En resumen, la realización del taller de expresión corporal conjuntamente ha sido, según nuestro entender y opiniones recibidas, todo un acierto. Solamente creando sinergias como estas podemos hacer un auténtico trabajo comunitario. Los beneficios de conocer la realidad de otras personas y entidades de proximidad son la empatía, la solidaridad y la inclusión comunitaria de todas las asistentes.