En femenino: una experiencia integradora para mujeres con problemas de salud mental

En femenino: una experiencia integradora para mujeres con problemas de salud mental

Durante estos meses de abril y mayo el CFP ha desarrollado el nuevo taller «En Femenino», formado por un grupo de 8 mujeres usuarias de los servicios de salud mental de la entidad. Esta actividad tenía el objetivo de concienciar sus participantes sobre los beneficios de cuidar su higiene e imagen corporal. Por otro lado, también pretendía poner en común sus sentimientos entorno al estigma que a veces sufren las personas con problemas de salud mental (en especial las mujeres) per su aspecto físico. Este taller contó con diversas sesiones con participación comunitaria, con la presencia de Caritas Mataró, la perruquería Javier Equip y la maquilladora Marjorie Font.

 

Las mujeres con problemas de salud mental a menudo sufren más prejuicios sociales que los hombres. En los medios de comunicación, lamentablemente, se acostumbran a presentar como  persones débiles, inestables y dejadas. También sufren una sobreprotección o condescendencia por parte de sus familiares en mayor grado que los barones. Todo esto deriva en una falta de posibilidades a nivel personal, social y laboral que provoca una inseguridad que afecta todos los ámbitos de su vida. El taller «En Femenino» ha sido un programa dedicado a fortalecer las capacidades de estas mujeres, a fomentar la confianza en sí mismas y a compartir sus experiencias con mujeres que han sufrido los mismos condicionantes.

 

El taller ha contado con 6 sesiones dirigidas por la educadora social Carla Budó del CFP. Las dos primeras sirvieron para reflexionar sobre el papel de la mujer en la sociedad tanto en la época actual como históricamente. Las dos siguientes contaron con la colaboración de Rober de Caritas Mataró. Esta entidad cedió ropa para las usuarias que después se pudieron quedar. Con la ayuda de Carla, también aprendieron trucos para combinar prendas y escoger mejor su vestuario.

 

 

Las dos últimas citas con el taller «En Femenino» también tuvieron la colaboración de personas externas a la entidad. Por un lado, la maquilladora Marjorie Font ofreció un taller de belleza a las participantes. Les mostró qué productos utilizar según las facciones o la forma de la cara, ojos y labios. Por otro lado, proporcionó consejos sobre el cuidado de la piel. La otra sesión tuvo lugar en la peluquería Javier Equip de Mataró. Los profesionales de este centro peinaron y cortaron el pelo a las chicas del taller. Todos los colaboradores de las actividades participaron de manera altruista y desinteresada, hecho que demuestra su compromiso y sensibilidad social.

 

Finalmente, la clausura de «En Femenino» fue una cena a propuesta de las integrantes del programa. Fue un buen momento para expresar sus conclusiones. Todas ellas tienen muy buena opinión sobre el monográfico y desean una segunda edición el año que viene. Profundizando en sus sensaciones, la mayoría coinciden en que «ha sido una experiencia positiva que nos ha permitido expresarnos libremente».  Sobre las temáticas de la estética y la imagen personal, destacan que «hemos aprendido a mejorar nuestra confianza y a saber que podemos cuidarnos más. Pero también sabemos que cada persona es única y nadie es perfecto».  Por última, reflexionan sobre el estigma que sufren. Según ellas «mucha gente nos juzga por tener sobrepeso o mala imagen, pero no saben qué hay detrás. La medicación que tomamos nos deja a menudo sedadas t también engorda mucho. Y cuando no nos encontramos bien, no tenemos motivación por arreglarnos ni cuidarnos». 

 

En palabras de la Educadora Social Carla Budó, «la experiencia vivida a través de este monográfico no solo ha sido inspiradora para las participantes, sino que para mí misma como profesional. Hemos vivido en primera persona la gran importancia de generar espacios de diálogo. De hacer actividades participativas. De generar complicidad. En definitiva, de los beneficios que conlleva poder ser y estar, sin más añadidos. En muchas ocasiones, las personas que conviven con una enfermedad mental se pasan el día recordando que, precisamente, tienen dificultades en su Salud Mental. Lo recuerdan cuando van a terapia, a talleres especializados, a actividades rehabilitadoras, etc. Por lo tanto, poder ofrecer un espacio libre de este bagaje, donde simplemente ser,  también es necesario. Cuando ofrecemos estos espacios, potenciamos en las personas otra manera de definirse. En este caso concreto, otra definición de ellas mismas:  la de ser simplemente mujeres.»

 

Aunque el taller se ha desarrollado mayoritariamente en base a actividades aparentemente relacionadas con el espectro físico, su verdadero pilar ha sido es despertar psicológico y emocional de las 8 mujeres participantes. Han formado un grupo que ha devenido un círculo de confianza para compartir sus vivencias como mujeres. Han aprendido juntas y se han ayudado mutuamente para superar sus miedos y ver que no están solas. Que son más fuertes de lo que pensaban y ahora tienen más herramientas para mejorar su autoestima. En definitiva, que ahora piensan más en su felicidad, piensan más «en femenino».

 

Etiquetas
,